jueves, 24 de julio de 2014

Rafael Lozano: "Planos"





 Obra de Jeannette Woitzik




Planos



Sus ojos aún tienen las huellas que ha dejado el nocturno sueño; el pelo, de bucles rubios, cae sobre la arrugada frente y le oculta  las diminutas orejas; sobre los labios, el fuerte frío de invierno ha marcado pequeñas grietas verticales que hacen dificultosa la articulación de la boca a esta temprana hora. 
Así es el aspecto que todas las mañanas recibe  a Miguel al despertar del reparador sueño. Pronto levantará la mirada en dirección a la ventana  para hacer el rutinario reconocimiento del tiempo: esta noche ha llovido y la calle se encuentra embarrada y con algunas lagunas al fondo. Las paredes de las casas que, desde su posición,  consigue ver, chorrean humedad y por la danza continua que mantienen los árboles, deduce que sopla un fuerte viento. Automáticamente, se incorpora del borde de la cama donde se encontraba sentado, se aproxima lentamente a la ventana, descorre el pestillo, abre las hojas acristaladas y asoma la despeinada cabeza haciendo una breve inspección del cielo;  los nubarrones grises que ferozmente  ocultan el disco dorado presagian que el nuevo día será malo: hoy tendrá   que volver a cargar nuevamente con el paraguas y el chubasquero.





lunes, 21 de julio de 2014

Ana Rossetti: "Qué será ser tú"



Obra de Oswaldo Guayasamin






Qué será ser tú


Qué será ser tú.
Este es el enigma, la atracción sobrecogedora de conocer,
el irresistible afán de echar el ancla en ti, de poseerte.
Qué será la perplejidad de ser tú.
Qué, el misterio, la dolencia de ser tú y saber.
Qué, el estupor de ser tú, verdaderamente tú y, con tus ojos verme.
Qué será percibir que yo te ame.
Qué será, siendo tú, oírmelo decir.
Qué, entonces, sentir lo que sentirás tú.








jueves, 17 de julio de 2014

Rafael Lozano: "Cojeando"





Obra de Abraham González Pacheco






Cojeando


Cojeando, me esforcé por alcanzar la fila de niños que regresaban del recreo. Era la hora del día que prefería. Me mezclaba entre la chiquillería sorteando toda clase de adversidades y, entre restos de bocadillos y pedradas que me lanzaban, buscaba la recompensa que tan penosamente se me resistía. Hay días en que, como hoy, sólo he recibido tres puntapiés en las costillas y un paraguazo en la cabeza, pero a cambio, uno de los niños me ha pasado la mano por el lomo y me ha rascado la mandíbula inferior. ¡Guaauuu! Y es que,  para un chucho callejero, más que al dolor físico, es el hambre de afecto lo que tememos. 










lunes, 14 de julio de 2014

Amalia Bautista: "Hilos de seda"



Edward Hopper




 

Hilos de seda

 


Pensaron que era la paciente esposa
de un héroe
La que espera noche y día
tejiendo y destejiendo
La que ignora que nunca vuelve
el mismo que ha partido
Y solo soy una maldita araña

Siempre creí que solo las palabras
salían de mi boca, y que eran ellas
las que lograban aplazar mi muerte.
Hoy sé que de mi boca sale un hilo,
transparente y tenaz como un insomnio,
que te ha atado a mi vida para siempre 

Llevo casi mil noches fabulando,
me duele la cabeza, tengo seca
la lengua y agotados los recursos
y la imaginación. Y ni siquiera
sé si me salvaré con mis mentiras