domingo, 26 de abril de 2015

Emilio Jiménez Díaz: "(Entre números)"













(Entre números)



... Te planifican a los dieciséis,
tu foto de carné de medio lado,
tus datos, tus números de siempre,
tu profesión, tus padres, el sitio
natural donde naciste.

Te enmarcan, nos enmarcan para siempre,
en una ficha azul, pequeña y honda,
donde puede encontrarse:
tu agonía, tu fe, tu desanhelo.
Tu eterno pozo en donde buscas agua,
tu agua, el agua que desea tu organismo.

... Sin llegar a saber qué es el amor,
ni el beso entre las sombras,
ni el abrazo escondido en el misterio,
ni la sed necesaria y precisa,
te empapelan, te guardan, entre
unas sombras de archivador y llaves,
entre un memorial largo
que dura hasta la muerte.

... Sin llegar a saber qué es la injusticia,
te sopesan, te tasan, te valoran,
te preparan la cruz para algún día,
te guardan, te aguantan, te silencian.
¡Ya estás. Sabemos que aquí estás. Nunca te pases
de la raya marcada, del record conseguido,
de la gloria posesa!

¡Estás planificado, enmarcado, cogido
en la red que domina tu destino! 





(De la revista literaria "Raices del Pueblo", 1974)











sábado, 25 de abril de 2015

Bertolt Brecht: "Remar, conversaciones"


Obra de Claude Monet







REMAR, CONVERSACIONES



Es el atardecer. Deslizándose pasan
dos piraguas, dentro
dos jóvenes desnudos. Remando juntos
habla. Hablando
reman el uno junto al otro.


(De "Poemas y canciones", Alianza Editorial, 1972)



 

viernes, 24 de abril de 2015

Michel Gaztambide: "Federico y Giuletta"





Obra de Michael Cheval







FEDERICO Y GIULETTA


Cuando Federico vio a Giuletta
pensó que no era guapa
pero que nunca había visto nada
tan hermoso.
Con palabras
y traspiés la hizo suya
y la llevó a su casa
donde le dio historias fabulosas
y disgustos.



(De "Moscas en los incunables", Huacanamo, 2011)





jueves, 23 de abril de 2015

Antonio Gamoneda: "Alguien ha entrado"











ALGUIEN HA ENTRADO


Alguien ha entrado en la memoria blanca, en la inmovilidad del corazón.
Veo una luz debajo de la niebla y la dulzura del error me hace cerrar los ojos.
En la ebriedad de la melancolía; como acercar el rostro a una rosa enferma, indecisa
entre el perfume y la muerte.



(De "Libro del frío", Editorial Siruela, 2003)