viernes, 20 de diciembre de 2013

Julio Llamazares: "La lentitud de los bueyes" (12)










La lentitud de los bueyes
 


12


De vez en vez, la tristeza.

No esa tristeza dulce y húmeda que empaña los cristales en las tardes de invierno.

Me refiero a la tristeza que amarga en la lengua. Hablo de la tristeza que madura lentamente en el panal del corazón.

De pronto nos inunda como luz de un farol negro. Como el ladrón que nos aborda en un recodo del camino.

Amarga por lo antigua y por lo intensa. Quema como resina vertida en el dolor.

Es la tristeza que queda como poso del olvido.





("La lentitud de los bueyes", Ediciones Hiperión, 1988)




 

1 comentario:

  1. Sí que quema , un beso,
    Hermoso poema para compartir, Gracias.

    ResponderEliminar