martes, 30 de junio de 2015

Vicente Gallego: "El aprendiz de faquir"









EL APRENDIZ DE FAQUIR




Ha oscurecido en esta habitación
donde paso mis tardes
contemplando la tarde, procurando
atender los caprichos del dolor,
construyendo con él una cama de espinas
donde adapto mi espalda
como un joven faquir que va aprendiendo
a gozar con el daño.
Porque es el dolor una emoción,
como lo es la alegría y, si sabe cuidarse,
nos ofrece otro fruto de sabor muy intenso:
esa extraña limosna de placer
que se oculta en la pena.




(De “La plata de los días”, Visor Libros, 1996)






lunes, 29 de junio de 2015

María de los Reyes Fuentes: "Pasan tormentas sobre nuestras horas"










PASAN TORMENTAS SOBRE NUESTRAS HORAS




Pasan tormentas sobre nuestras horas.
Pero no existe un nubarrón perenne
que la esperanza pueda interceptarnos.

Después de resistir esas etapas
de fragor, de amenaza, de temblores,
se alejan tempestades que nos dieran
pesadillas extrañas e increíbles.

Ligeras marcas sólo distinguiendo
la desazón de un día más aciago,
duros momentos cruzan sin más huella
que alguna cicatriz de escepticismo
-cierto escalón en donde nos detiene
exacta y justamente la mesura-.

Pasan tormentas sobre nuestros días.
Sobrevivimos derribando sombras.
No hay mal que siempre dure ni hay manera
de que nadie lo aguante sin vencerlo.




(De “Meditaciones ante El Aljarafe”, Castillejo Editores, 1999)








domingo, 28 de junio de 2015

Manuel Gahete: "Paisaje de regreso"









PAISAJE DE REGRESO




Todavía la lluvia
canta vieja salomas
de cuando el viento erraba
por las viñas;
y ocultos
nuestros dedos de arena
se enlazaban amantes
para ser agua y vino
y sal y sementera.

¡Cómo duelen los ecos
de aquella voz de antaño
presa en la lava ardiente
de una pasión de olvido!

¿Por qué desdice el tiempo
las promesas que entonces
aquel infante pálido
dejó tras el silencio?



(De “Mapa físico”, Distrito Sur Ayuntamiento de Sevilla, 2002)







sábado, 27 de junio de 2015

Francisco Brines: ¿Con quién haré el amor?











¿CON QUIÉN HARÉ EL AMOR?

                                                          A Juan Luis Panero



En este vaso de ginebra bebo
los tapiados minutos de la noche,
la aridez de la música, y el ácido
deseo de la carne. Sólo existe,
donde el hielo se ausenta, cristalino
licor y miedo de la soledad.
Esta noche no habrá la mercenaria
compañía, ni gestos de aparente
calor en un tibio deseo. Lejos
está mi casa hoy, llegaré a ella
en la desierta luz de madrugada,
desnudaré mi cuerpo, y en las sombras
he de yacer con el estéril tiempo.




(De “Selección propia”, Ediciones Cátedra, 1999)






viernes, 26 de junio de 2015

Carlos Bousoño: "Sensación de la nada"









SENSACIÓN DE LA NADA




Tiene, después de todo, algo de dulce
caer tan bajo: en la pureza
metafísica, en la luz
sublime de la nada.
En el vacío cúbico, en el número
de fuego. Es la hoguera
que arde inanidad. En el centro
no sopla viento alguno. Es fuego
puro, nada pura. No habiendo fe
no hay extensión. La reducción del orbe a un punto, a
      una cifra que sufre.
Porque es horrendo un padecer simbólico
sin la materia errátil que lo encarna.
Es la inmovilidad del sufrimiento
en sí... Como la noche
que nunca
amaneciese.





(De “Selección de mis versos”, Ediciones Cátedra, 1990)







jueves, 25 de junio de 2015

Domingo F. Faílde: "Retrato de heterónimo"











RENDICIÓN INCONDICIONAL



                                                  Desnúdame, no tengo ya otra cosa.
                                                                               Pablo García Baena




A ti te digo,
                      ven,
                              ¿no eres acaso
el arcángel que invoco,
el que acecha mis sueños y me infunde
las dulces pesadillas que me encienden la carne;
el que me inculca la palabra exacta
si mi deseo proclamo;
el que me hace propuestas transgresoras
cada vez que te miro;
el que me  acerca a ti, si algún milagro,
como un faro en la noche, me ilumina;
el que abre las puertas de mi  reino
con su sola mirada;
el que tiene tu rostro?

Ven, acerca tu mano
y, según tu palabra, hágase en mí
la postrer maravilla,
la sombra incandescente
que arde sin consumirse en el serrallo
más turbio de mi carne.

Mas sea, sin embargo,
tu voluntad: dispón, pues, de este cuerpo,
que arde si tú lo tocas,
que engendra cataclismos al paso de tu lengua
flamígera y flamea,
como una llama, al roce de tus labios;
¿a qué esperas?

Ven, asalta, conquista
el desmayo dichoso de mis miembros
y hazme morder el polvo de tus plantas
y sentir en mi vientre
la tibia comezón de la derrota,
mientras mis dedos buscan
el filo de tu espada
y comulgo tu aliento
y un mar de orquídeas negras
devora mi naufragio y me vomita,
pecio de gloria, al fin, sobre tu pecho.




(De “Retrato de heterónimo”, Editorial Ánfora Nova, 2008)







miércoles, 24 de junio de 2015

Francisco Bejarano: "Atardecer"










ATARDECER



Yo quise de las tardes su decaer dorado
y su brisa marina en una copa de ámbar,
y ver, en la tranquila soledad de mi casa,
los últimos destellos de la luz de un libro.
No quise tardes tristes, pero lo son ahora.
Antes, tras el ocaso, la noche me invitaba
a aventuras triviales de final inocente
y llegaba un mañana distinto cada día.
Ahora, tras la noche, ¿qué me espera mañana?
¿qué noticia pudiera del sueño rescatarme
para otro sueño claro que viviera despierto?




(De “Las tardes”, Editorial Renacimiento, 1988)







martes, 23 de junio de 2015

Juan Carlos Mestre: "Apostillas al decreto de la prohibición"











APOSTILLAS AL DECRETO DE LA PROHIBICIÓN




Lo prohibido no está prohibido para los seres que viven en el cielo

Ni a los hombres que viven en el aire les han sido prohibidas las aguas
No han sido prohibidas las mareas para las mujeres que nadan en el paraíso
Ni el aire ni el agua han sido prohibidos en la tierra donde viven los muertos
Las prohibiciones han sido prohibidas por los elegidos del aire y el agua
Los animales habitan las constelaciones. Los campesinos de la verdad
Remueven los tizones de la prohibición con la madera del pensamiento
No es necesario pronunciar su nombre para que lo prohibido desaparezca
Y queden la tierra y el cielo y las aguas todas libres de prohibición
Todo lo prohibido con latas de pintura. Las representaciones del azar apacible
Todas las prohibiciones abolidas por la prohibición de matar
No es necesario escribir su nombre para que los fragmentos de su lejanía se hagan presentes
Él vive sin prohibición en el agua. Su duración es la tierra y las orillas del cielo
Tú que tienes en la mano una piedra enciéndela como si fuera una antorcha
Tú que tienes en la mano un palo frótalo hasta convertirlo en cosecha de olivo
Porque no dudes que se acercarán a casa los hombres de la prohibición
Los hombres de las devastaciones. Que llegarán a casa los asesinos
Lo que no puede ser prohibido volverá a ser prohibido de otra forma
Tenlo presente, aunque no lo quieras oír, regresa el daño por el camino aprendido
Aquí es donde vive la serpiente. La incorpórea de Wallace Stevens






(De “La bicicleta del panadero”, Calambur Editorial, 2012)










lunes, 22 de junio de 2015

Alejandro Martín: "Para que no olvides"









 
PARA QUE NO OLVIDES



                                              “Siempre estaremos solos. Y lo único
                                                              que nos podría acompañar, no aparece”
    
                                                                                                             (José Mateos)


Siempre estaremos solos. Poco importa
si alguna vez tuvimos un amigo
o una madre que nos quisiera siempre.
Cuando al fin lo comprendas,
de nada servirá que hayas tenido
una novia con pelo castaño y hermosísimo
con quien pasar las tardes.
No hará falta que esperes el silencio
que para siempre cierra las puertas de esta vida.
Cuando estés con amigos disfrutando la tarde,
bastará con que sientas,
con la emoción de un tonto adolescente,
que nadie te comprende en lo profundo,
que no nos comunican las palabras.
Siempre estaremos solo en este día
que se pierde y me deja
con un poco de lluvia, solamente.




(De “Vasos de Barro”, Ayuntamiento de Sevilla, 2002)








domingo, 21 de junio de 2015

Francisco Morales Lomas: "Bendita la eternidad"












BENDITA LA ETERNIDAD




Bendita la eternidad
si la protege tu cuerpo
si la edifican tus labios
si tu pensamiento la crea y enaltece

Bendita la eternidad
en los goznes de tus brazos
en los callejones de tus venas
y en ese rictus de garza joven
que le da vida

Y bendita sea siempre
la encrucijada de todos los pecados
el dobladillo amoroso
que sólo en el amor asciende y se condena

Bendita la eternidad
y bendita tú
ofrenda que a la vista eleva
y esperanza da al desconsuelo.




(De “Alcazaba I: poesía actual en Málaga”, Ediciones Ágora, 2005)










sábado, 20 de junio de 2015

Antonio García Velasco: "Sólo un byte de tu amor"














SÓLO UN BYTE DE TU AMOR



Sólo un byte de tu amor
te suplico en mis bucles,
rutinas insistentes
buscando tu respuesta.

Mas para mí no activas los registros
de tus chips encantados.




(De “Alcazaba I: poesía actual en Málaga”, Ediciones Ágora, 2005)








viernes, 19 de junio de 2015

Pablo Neruda: "Desde que tú te fuiste"










DESDE QUE TÚ TE FUISTE



Desde que tú te fuiste, yo siento la amargura
infinita de haberte callado tantas cosas;
de haber callado, mártir, esta blanda ternura
que oculté como pueden ocultarse las rosas,

y de no haber dicho las palabras fragantes
que llevaba en la boca cuidadas y sumisas;
que esperé tantas veces que salieran vibrantes
y que siempre se helaron en una cruel sonrisa.

Ahora que te fuiste sufro el dolor intenso
de haber callado, mártir de mí mismo el inmenso
tesoro de dulzura que floreció en mi amor.

Pero sé que si un día volvieras a mi vida,
al buscar vanamente las palabras perdidas...
sellaría mis labios el oculto amargor.




(De “El río invisible”, Editorial Seix Barral, 1980)